Historia y orígenes de la mantilla ¿Cómo debe ir vestida una mantilla?

Inicio » Sin categoría » Historia y orígenes de la mantilla ¿Cómo debe ir vestida una mantilla?
Marta Ayllón
25 Ene, 2024

La mantilla, con sus encajes delicados y su elegancia atemporal, ha sido una pieza emblemática en la cultura española, especialmente en el contexto de las tradiciones cofrades. Este velo, con profundas raíces históricas, ha evolucionado a lo largo de los siglos para convertirse en un símbolo de devoción y estilo. Por ello hoy os queremos contar la historia y los orígenes de la mantilla.

Orígenes de la Mantilla

Los orígenes de la mantilla se remonta a los primeros siglos de la Edad Media. Aunque existen diversas teorías sobre su origen, se cree que este velo tuvo influencias moriscas, que fueron introducidas en la Península Ibérica durante la ocupación musulmana. Inicialmente, la mantilla se asociaba principalmente con mujeres de la alta sociedad y la nobleza.

Viajes Siorillo

Otro de los posibles orígenes de la mantilla se atribuye a la cultura íbera, como prenda para que las mujeres se protegieran del frío, por lo que se asocia con el pueblo y no la aristocracia, además se usaba sin peineta. La evolución de esta prenda hasta como la conocemos hoy en día con encajes, se ha debido a factores religiosos, sociales e incluso climáticos. Se convirtió en una prenda ornamental en el siglo XVI, en el siglo XIX se comenzaron a bordar encajes y ha ido evolucionando hasta tener la prenda que hoy tenemos. Si bien es cierto que la mantilla se haya convertido en algo muy característico de la mujer española se debe a la Reina Isabel II.

Ahora no comprenderíamos la Semana Santa sin la mantilla negra, debido a su uso como prenda de respeto cuando las mujeres acudían a misa. Tal es su extensión que se utiliza en bodas, en la tardes de toros, para vestir a vírgenes e incluso en procesiones de Gloria. Los principales colores son el negro, para Semana Santa y momentos de luto; y el color blanco o marfil para las procesiones de Gloria. Si bien en otros momentos el protocolo explica que las mujeres casadas deben usar la mantilla negra y las mujeres solteras en blanco.

Orígenes de la mantilla

Orígenes de la mantilla

Evolución y orígenes de la mantilla: de la nobleza a la devoción cofrade

Siglos XVI-XVIII: Elegancia en la Corte

Durante los siglos XVI y XVII, la mantilla experimentó una expansión en su uso, extendiéndose desde la aristocracia hasta la clase media. Se convirtió en un accesorio de moda y un símbolo de estatus entre las mujeres de la corte. Los encajes finos y la artesanía meticulosa eran indicativos de la posición social.

Siglo XIX: La Mantilla en las Procesiones Religiosas

Con el tiempo, la mantilla trascendió su papel exclusivo en la moda para adquirir una connotación religiosa. En el siglo XIX, durante el auge de las procesiones religiosas en España, las mujeres comenzaron a incorporar la mantilla como parte de su atuendo en eventos religiosos importantes. Este cambio marcó el inicio de su conexión con las tradiciones cofrades. Una propulsora de su uso fue la Reina Isabel II, por lo que esta costumbre fue adoptada por las damas cortesanas y extendiéndose poco a poco. A partir de este momento el uso de la mantilla dejó de ser como una prenda de abrigo y pasó a ser algo ornamental. A la muerte de la monarca comienza el declive de esta prenda.

Siglo XX: Símbolo de Devoción y Tradición

El siglo XX consolidó la mantilla como un elemento esencial en las celebraciones cofrades. Las mujeres, en un gesto de respeto y devoción, adoptaron la mantilla como un accesorio distintivo en procesiones y eventos religiosos. La relación entre la mantilla y la cultura cofrade se fortaleció, convirtiéndola en un símbolo visual de la fe y la tradición.

La Mantilla en las Tradiciones Cofrades ¿Por qué se usa la mantilla en Semana Santa?

Simbolismo Religioso: Un Velo de Respeto

La mantilla, en el contexto cofrade, no es simplemente un accesorio de moda; es un símbolo de respeto y devoción. Su uso durante las procesiones religiosas refleja la modestia y la reverencia de las mujeres hacia los eventos sagrados. La colocación de la mantilla sobre la cabeza atiende a la liturgia de la Semana Santa. Los días que Cristo aún no ha muerto, la mantilla no cubre la cabeza por completo. Si bien el Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo la mantilla se coloca cubriendo la cabeza, llegado incluso a caer un poco por la el inicio del pelo.

Estilos y Variedades: Encajes que Cuentan Historias

A lo largo de los años, la mantilla ha experimentado variaciones en estilos y diseños. Desde las mantillas negras clásicas hasta las más coloridas y modernas, cada variante cuenta una historia única. Los encajes, con sus intrincados patrones, a menudo se convierten en obras de arte que resaltan la habilidad artesanal de quienes las crean.

Hoy y Mañana: La Mantilla en el Siglo XXI

En el siglo XXI, la mantilla sigue siendo una parte integral de la cultura española y las tradiciones cofrades. Aunque ha evolucionado con el tiempo, su esencia y significado perduran. Las mujeres continúan llevándola con orgullo, manteniendo viva la conexión entre la elegancia, la devoción y la tradición.

El uso de la mantilla en las bodas

A parte de la Semana Santa, la mantilla se utiliza para las bodas, si bien el uso de la misma en estas circunstancias depende de varios factores.

Si la celebración nupcial tiene lugar durante el día, es apropiado lucir la mantilla, complementando un atuendo de cóctel que se extienda por debajo de la rodilla. En el caso de la madrina, incluso si la boda es por la mañana, se le permite vestir de largo. Se desaconseja optar por un traje corto en esta situación.

En cambio, si la boda se programa para la tarde-noche, el uso de la mantilla está reservado exclusivamente para los trajes largos. Es fundamental considerar dos aspectos: la mantilla se elige exclusivamente para ceremonias religiosas, descartándose su uso en bodas civiles. Además, se recomienda reservar su elección para eventos de cierta etiqueta, como aquellas donde el novio viste traje de gala o chaqué.

En cuanto a la elección de colores, la tradición establece que la mantilla blanca o marfil es exclusiva para las solteras, mientras que la mantilla negra se reserva para las mujeres casadas. No obstante, es importante señalar que, al igual que otras costumbres o tradiciones, esta norma no siempre es estrictamente seguida en la práctica.

¿Cómo debe ir vestida una mujer de mantilla?

El protocolo reza que cuando una mujer viste de mantilla debe ir con una buena peineta, el tamaño de la misma depende de nuestra altura y de la persona que nos acompañe. El largo de la mantilla es otro de los factores que debemos considerar, lo más normal es que esta llegue a la altura de la rodilla o un poco más alto, pero siempre por debajo del culo y nunca sobrepasar el largo del vestido. En la parte delantera no debe llegar a las manos. Si bien es cierto que el largo del vestido es otro aspecto importar, pues este debe ser a la altura de la rodilla.

¿Cómo debe ir vestida una mantilla?

¿Cómo debe ir vestida una mujer de mantilla?

Orígenes de la mantilla: Conclusión

En resumen, la mantilla es mucho más que un simple velo. Su historia, desde los salones de la nobleza hasta las calles de las procesiones cofrades, la ha convertido en un tesoro cultural. Este accesorio, con sus raíces históricas y su evolución a lo largo de los siglos, sigue siendo un símbolo perdurable de la riqueza y la diversidad de la cultura española. En el corazón de cada encaje, se teje una historia que une el pasado, el presente y el futuro de una tradición que trasciende el tiempo.

Por último, si os ha gustado esta información os animamos a leer otro artículo muy interesante en el que hablamos sobre ¿Cómo lavar y cuidar el costal?. En nuestra web encontrarás información muy útil para costaleros y mantillas. ¡Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales y en nuestro canal de Whatsapp!

Publicaciones relacionadas: