Historia de la Hermandad de la Virgen de la Soledad

La historia de la Hermandad de la Virgen de la Soledad se remonta al año 1506. Las primeras reglas se aprobaron en el 1579. El título completo es Cofradía de la Quinta Angustia y Soledad de Nuestra Señora, pero durante el siglo XVI y XVII se conocía popularmente como Cofradía de la Soledad y Santa Ana, debido a la hermandad se encontraba en la conocida como Ermita de Santa Ana.

Escudo de la Hermandad de la Virgen de la Soledad de Cabra

Al principio, en esta hermandad existía la característica de que cada año se elegía un hermano mayor nuevo. En torno al siglo XVII la imagen se procesionaba en la noche del Viernes Santo. Resulta curioso que por aquellos años se permitía a las mujeres ser hermanas de la misma, algo que cambió en el año 1587, cuando se les prohibió vestir la túnica, solo podían salir con la mantilla y una vela. Hasta que en el 1591 se prohíbe totalmente la presencia de mujeres en los cabildos, juntas, etc. 

El siglo XVII fue una época de esplendor para la hermandad. El 29 de marzo de 1747 la Cofradía aceptaba trasladar su procesión al Sábado Santo, por Edicto episcopal. En el año 1765 la Virgen de la Soledad recibió la donación de un lujoso manto de terciopelo negro bordado en oro, por parte de Don Antonio Curado de Velasco y Villavicencio. En 1768 se sustituye la peana y la cruz de la Virgen por el mal estado en el que se encontraban. 

La Hermandad de la Soledad en el siglo XVIII y XIX

En 1842 se acuerda la incorporación de un estandarte de picos con un óleo central de la Virgen. Otro hito ocurriría en ese siglo, ya que en 1844 se acuerda que el único requisito para ser hermano de pleno derecho es ser mayor de edad, no se hace distinción de sexo, oficio, dignidad o estado. Los cargos de la hermandad eran de por vida, salvo que dos tercios de los cofrades decidieran lo contrario. 

En 1871 fue cuando se estrenó el increible manto con el que procesiona la imagen cada Sábado Santo. Este manto fue diseñado por el pintor egabrense Francisco Iglesias, el bordado fue realizado por las Monjas Agustinas de Cabra. El coste del mismo fue, 50000 reales, donación que realizó un hermano. 

En el siglo XX, la hermandad vivió ciertos momentos de incertidumbre que a día de hoy han desaparecido. Actualmente, la hermandad de la Virgen de la Soledad goza de gran esplendor y la procesión de la Virgen atrae a devotos de toda la comarca. 

Procesión de la Virgen de la Soledad el Sábado Santo
Expertos en elevación

Sobre la autoría de la Virgen de la Soledad

Virgen de la Soledad

La Virgen de la Soledad llega a Cabra en torno al año 1663, este dato se obtiene de unos documentos de pago que conserva la hermandad. Tradicionalmente, la imagen se atribuye a Pedro de Mena.

La imagen presenta los ojos entornados y rasgados, cejas difuminadas, llanto no forzado. La frente está despejada, mejillas tersas, barbilla marcada y mandíbula ancha. El cuello es redondo y poco trabajado. La boca esboza un llanto callado, pero trabajada con primor. 

Se piensa que la imagen en un primer momento era una talla completa, sedente, como si se hubiera destinado a acoger el cuerpo inerte de Jesucristo. Pero fue mutilada para procesionarla en posición erguida. 

 

Historia de la Hermandad de la Virgen de la Soledad de Cabra

Conoce los horarios e itinerarios de la Hermandad de la Virgen de la Soledad

Haz click aquí

Descarga la aplicación de Cuaresma Egabrense

Aplicación para AndroidCuaresma Egabrense en iOS