La historia del cuarto Rey Mago, Artabán. Historias de Navidad

Inicio » Sin categoría » La historia del cuarto Rey Mago, Artabán. Historias de Navidad

Marta Ayllón

30 Dic, 2019

La historia del cuarto Rey Mago es una narrativa apócrifa que surge de la tradición cristiana. Según la leyenda, un cuarto sabio, llamado Artabán, se unió a los tres Reyes Magos en su búsqueda del Niño Jesús. Aunque no llegó a tiempo para ofrecer sus regalos, Artabán dedicó su vida a realizar actos de bondad. Esta conmovedora historia refleja la importancia de la compasión y el sacrificio en la búsqueda espiritual, os la contamos a continuación. 

Historia del cuarto Rey Mago, Artabán

Se cuenta que un cuarto Rey Mago también vio brillar la estrella sobre Belén y decidió seguirla. Como regalo pensaba ofrecerle al Niño un cofre lleno de perlas preciosas.

D Intego Cabra

La leyenda cuanta que los cuatro reyes magos estaban en contacto entre ellos, pero debido a que se encontraban a gran distancia, la comunicación entre ambos era algo dificultosa, puesto que debían recurrir a mensajeros. Ambos reyes descubrieron la Estrella de Belén y decidieron quedar en Borsippa (Mesopotamia). El más cercano a este lugar era Artabán por lo que fue el último en salir y el que se encontró con más dificultades. 

Los regalos de Artabán

 Sin embargo, en su camino se fue encontrando con diversas personas que iban solicitando de su ayuda. Este Rey Mago los atendía con alegría y diligencia, e iba dejándoles una perla a cada uno. Pero eso fue retrasando su llegada y vaciando su cofre. Encontró muchos pobres, enfermos, encarcelados y miserables, y no podía dejarlos desatendidos. Se quedaba con ellos el tiempo necesario para aliviar sus penas y luego procedía su marcha.

Otra versión de la leyenda cuenta Artabán llevaba tres regalos, uno de ellos un gran diamante. Regalos que fue entregando a distintas personas que se fue encontrando en el camino con el fin de ayudarlos. De hecho, se cuenta que otro de los regalos que dió lo ofreció a cambio de la vida de un niño, cuando los soldados de Herodes estaban degollando a niños. Esto enfureció a los gobernantes de la época, por lo que fue encarcelado durante 30 años. 

La otra parte de la leyenda cuenta que cuando por fin llegó a Belén, ya no estaban los otros Magos y el Niño había huido con sus padres hacia Egipto, pues el Rey Herodes quería matarlo. El Rey Mago siguió buscándolo, ya sin la estrella que antes lo guiaba. por lo que tardó 30 años en encontrarlo. 

El encuentro de Jesús y Artabán

Estuvo más de treinta años recorriendo la tierra, buscando al Niño y ayudando a los necesitados. Hasta que un día llegó a Jerusalén justo en el momento que la multitud enfurecida pedía la muerte de un pobre hombre. Mirándolo, reconoció en sus ojos algo familiar. Entre el dolor, la sangre y el sufrimiento, podía ver en sus ojos el brillo de aquella estrella. Aquel hombre que estaba siendo ajusticiado era el Niño que por tanto tiempo había buscado.

La tristeza llenó su corazón, ya viejo y cansado por el tiempo. Aunque aún guardaba una perla en su bolsa, ya era demasiado tarde para ofrecérsela al Niño que ahora, convertido en hombre, colgaba de una Cruz. Había fallado en su misión. Y sin tener a dónde más ir, se quedó en Jerusalén para esperar que llegara su muerte.

La leyenda del cuarto Rey Mago y Jesús

Como anteriormente os hemos comentado, existen varias versiones, una de ellas cuenta que llevaba tres regalos. Artabán había sido encarcelado por el trueque que había hecho por la vida del infante, lo que provocó su encarcelamiento. Tras permanecer más de 30 años encarcelado escuchó que Jesús se encontraba en Judea, aunque las noticias no eran muy buenas. 

Durante su apresurado camino se encontró con un padre que iba a vender a su hija por las deudas. Tras conversasar un rato con él llegó al acuerdo de que le daría un jade a cambio de que no vendiera a su hija. Continuó su camino hasta Judea, pero no llegó a tiempo. En el momento de la muerte de Jesús las tierras se abrieron. La leyenda cuenta que una piedra dió a Artabán en la cabeza y esto le produjo una visión. En esa visión Jesús se le apareció a Artabán y le dió las gracias por todas las acciones realizadas de manera altruista. Después de este hecho Artabán murió y ascendió al cielo junto a Jesús. 

Artabán y la resurrección de Jesús

La otra versión sobre Artabán y la Resurrección de Jesús cuenta que, apenas habían pasado tres días cuando una luz aún más brillante que mil estrellas llenó su habitación. ¡Era el Resucitado que venía a su encuentro! El cuarto Rey Mago, cayendo de rodillas ante Él, tomó la perla que le quedaba y extendió su mano mientras hacía una reverencia. Jesús le tomó tiernamente y le dijo:

“Tú no fracasaste. Al contrario, me encontraste durante toda tu vida. Yo estaba desnudo, y me vestiste. Yo tuve hambre, y me diste de comer. Tuve sed y me diste de beber. Estuve preso, y me visitaste. Pues yo estaba en todos los pobres que atendiste en tu camino. ¡Muchas gracias por tantos regalos de amor! Ahora estarás conmigo para siempre, pues el Cielo es tu recompensa.”

Moraleja

La historia no requiere explicación, nosotros somos el cuarto Rey Mago y Jesús espera que le encontremos en cada persona necesitada que se cruce en nuestro camino.

Historia de Artabán

Este cuarto Rey Mago es conocido con el nombre de Artabán. Existe un cuento infantil ilustrado en el que se cuenta la historia de este cuarto rey mago de una manera muy bonita y especial para los más pequeños, el libro se llama «Andrea y el cuarto rey mago». 

Toda esta historia sobre el cuarto Rey Mago se sustenta en una obra que apareció en el año 1896 escrita por Henry Van Dyke. El título de este vídeo llevaba el nombre de «El otro Rey Mago». La astronomía respalda la existencia de este sabio, el científico Mark Kidger de la Agencia Espacial Europera (ESA), asegura que el retraso de Artabán se debió a una mala interpretación de las estrellas. 

La estrella de Belén pudo ser una Nova. La conjunción de la Nova con la Luna, conllevó que no hubiera luz, debido a fenómenos naturales. Esta fue una de las causas que propició que el cuarto rey mago se perdiera. 

 

Publicaciones relacionadas: