Historia de San Juan Evangelista, Patrón de la Juventud Cofrade

Inicio » Sin categoría » Historia de San Juan Evangelista, Patrón de la Juventud Cofrade
Marta Ayllón
26 Dic, 2023

La figura de San Juan Evangelista ocupa un lugar destacado en la historia del cristianismo, siendo uno de los apóstoles más importantes y el autor del cuarto Evangelio. Su vida y contribuciones al desarrollo de la fe han dejado una huella perdurable en la tradición cristiana.

Historia de San Juan Evangelista

La historia de San Juan Evangelista comienza en el seno de una familia de pescadores en Betsaida, Galilea, alrededor del año 6 d.C. Se cree que su familia tenía ciertos recursos, ya que Juan tenía acceso a una educación más avanzada en comparación con otros habitantes de la región. Sin embargo, su vida tomaría un giro radical cuando conoció a Jesús de Nazaret.

Buenacarne

Juan y su hermano Santiago, también futuro apóstol, eran pescadores junto a su padre Zebedeo. Según los relatos bíblicos, mientras estaban trabajando en sus redes, Jesús los llamó para que lo siguieran y se convirtieran en «pescadores de hombres». Este encuentro marcó el inicio de la relación cercana entre Juan y Jesús.

La Última Cena y el Discípulo Amado

Juan fue uno de los pocos discípulos presentes en momentos cruciales de la vida de Jesús. Estuvo presente en la Última Cena, donde se describe que se recostó en el pecho de Jesús, siendo identificado como el «discípulo amado». Este gesto simboliza la profunda conexión espiritual entre ambos y la intimidad que compartían.

Durante la crucifixión de Jesús, Juan fue uno de los pocos apóstoles que estuvo presente en el Calvario. Jesús confió a Juan el cuidado de su madre, María, indicando la confianza y el aprecio que tenían el uno por el otro. Después de la muerte de Jesús, Juan fue testigo de la resurrección, confirmando la victoria sobre la muerte y consolidando su papel como testigo crucial de los eventos fundamentales del cristianismo.

El Evangelio según San Juan

La contribución más significativa de Juan a la historia cristiana es la autoría del Evangelio según San Juan. Este Evangelio, escrito alrededor del año 90-100 d.C., difiere en estilo y contenido de los sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas). Es conocido por su enfoque teológico más profundo y su narrativa única.

En negrita, se encuentran presentes las palabras clave que definen la teología de Juan Evangelista. A lo largo de su Evangelio, utiliza la palabra «Logos» para referirse a Jesús como la Palabra encarnada de Dios. En el principio de su Evangelio, establece la identidad divina de Jesús al decir: «En el principio era el Logos, y el Logos estaba con Dios, y el Logos era Dios«. Este enfoque teológico destaca la preexistencia divina de Jesús y su papel central en la creación y redención del mundo.

Historia de San Juan Evangelista

Historia de San Juan Evangelista

La Vida Después de Jesús

Después de la resurrección, Juan continuó desempeñando un papel activo en la comunidad cristiana primitiva. Se cree que vivió hasta una edad avanzada y que fue testigo de eventos cruciales, incluida la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 d.C. También se cree que pasó un tiempo en Éfeso, donde pudo haber escrito sus epístolas y recibido revelaciones que se plasmaron en el libro de Apocalipsis. Se le atribuye uno de los evangelios denominados como el más poético.

Juan es tradicionalmente identificado como el autor del libro de Apocalipsis. Este libro, lleno de simbolismos y visiones apocalípticas, es interpretado de diversas maneras por diferentes corrientes teológicas. En él, se revela el triunfo final de Dios sobre las fuerzas del mal y la inauguración de un nuevo cielo y una nueva tierra. Los historiadores dicen que San Juan Evangelista murió cuando tenía 94-95 años en Efeso hacia el tercer año del reinado de Trajano.

Curiosidades sobre la representación de San Juan Evangelista

Según las Escrituras, San Juan Evangelista era el más joven de los doce Apóstoles, fue testigo directo de la Pasión de Cristo y acompañó y dió consuelo todo el tiempo a María. Es Patrón de la Juventud Cofrade y se representa con un águila, ya que es el que más se eleva en espiritualidad en sus escritos, comenzando su Evangelio con la Encarnación del Verbo: «En el principio era el Verbo…. Y el Verbo se encarnó y habitó entre nosotros.». Normalmente viste mantolin rojo, color de la caridad, y túnica verde, color atribuido a la esperanza, la juventud y la vida. Otra de la simbología típica de San Juan Evangelista es que lo podemos encontrar con un libro y una pluma. Como era el Apostol más joven normalmente se le representa sin barba, aunque algunos escultores le añaden un bigote. Otra de las representaciones tradiciones es el cáliz, a menudo emergiendo una serpiente de él. Esto se debe a que en la Historia de los Hechos se le desafió a beber de un cáliz envenedado para mostrar su poder. Primero oró y después bebió del cáliz, y no sufrió ningún daño. Otros historiadores atribuyen el cáliz a su presencia en la Última Cena.

En resumen, la historia de San Juan Evangelista es una narrativa rica en experiencias personales con Jesús, contribuciones teológicas fundamentales y un legado perdurable en la historia del cristianismo. Su vida y escritos continúan inspirando a generaciones de creyentes, recordándonos la importancia de la fe, el testimonio y la conexión íntima con el divino.

Publicaciones relacionadas: